ABIERTA LA CONVOCATORIA 2016 DEL PROGRAMA LIFE

Programa LIFE es el único instrumento financiero de la Unión Europea dedicado, de forma exclusiva, al medio ambiente. Su objetivo general para el período 2004-2020 es contribuir al desarrollo sostenible y al logro de los objetivos y metas de la Estrategia Europa 2020 y de las estrategias y planes pertinentes de la Unión en materia de medio ambiente y clima.

La Comisión Europea ha publicado las dos convocatorias dirigidas a la financiación de proyectos que protejan el medioambiente y afronten los impactos del cambio climático. El presupuesto total de asciende a más de 330 millones de euros. De esta cantidad, más de 273 millones se han destinado al subprograma de medioambiente, y más de 63 millones a la subconvocatoria de cambio climático. Al menos el 55% del presupuesto destinado a medioambiente se dedicará a proyectos que apoyen la conservación de la naturaleza y la biodiversidad.

En la presente convocatoria de 2016 las principales novedades se encuentran en los proyectos LIFE denominados como “tradicionales”. Se va a exigir más énfasis en la sostenibilidad y replicabilidad de las acciones, y se pondrá más atención a la segunda fase del proyecto y su relación con otros proyectos financiados por LIFE.

Las propuestas podrán ser presentadas por personas jurídicas (entidades) registradas en la Unión Europea. Los solicitantes podrán clasificarse en tres tipos de beneficiarios: (1) organismos públicos, (2) organizaciones privadas comerciales y (3) organizaciones privadas no comerciales (incluidas ONG).

Hay también nuevas prioridades políticas para los proyectos tradicionales en el marco del subprograma de Acción Climática. Para la mitigación de Cambio Climático, se impulsarán de forma especial los proyectos relacionados con las industrias intensivas en energía, gases fluorados de efecto invernadero y el uso del suelo, cambio de uso de la tierra y silvicultura.

En lo que se refiere a la adaptación al cambio climático, las prioridades incluyen la gestión transfronteriza de las inundaciones y las costas; la integración de la adaptación en la planificación del uso del suelo urbano; la gestión de los recursos naturales; áreas de montaña e insulares; y la gestión sostenible del agua.